fbpx

Redes Wi-Fi Mesh: Todo lo que debes saber -lo bueno y lo malo

Todo sobre los sistemas Wi-Fi que están causando furor

Con una red WiFi mesh se llenan los vacíos de señal y se mejora el rendimiento. Además, se elimina la confusión en la configuración de la red inalámbrica.

Las redes Wi-Fi Mesh como concepto aparecieron por primera vez en los años ochenta en experimentos militares. Luego, en los años noventa, la tecnología se puso a disposición de los equipos de producción comerciales. Pero debido al costo, la complejidad, la escasez de espectro radioeléctrico y otras limitaciones en las primeras implementaciones. Se tuvo que esperar hasta 2015 para que las redes mesh se establecieran.

Fue entonces cuando las compañías de hardware establecidas comenzaron a ofrecer “nodos mesh” costosos, pero altamente capaces, Dispositivos de red con radios inalámbricas que contienen software que les permite configurarse en una red superpuesta sin coordinación central.

Redes WiFi Mesh: Qué son y cómo funcionan

El sistema de redes mesh para pequeñas conexiones apareció en 2015 con la idea de resolver los problemas de las conexiones Wi-Fi mejorando la cobertura, acelerando las redes y eliminando las molestias. También prometió eliminar la necesidad de colocar bases de conexión alrededor de la casa o de una pequeña oficina para evitar los puntos muertos y lentos.

Cinco años después de esta primera aparición generalizada, esas promesas parecen haberse cumplido. Las redes mesh se han convertido en la mejor manera de crear una nueva red que abarque más de lo que un simple portal Wi-Fi puede gestionar o mejorar el ya inadecuado e ineficaz.

El costo sigue siendo un problema: Debido a que se necesitan al menos dos “nodos”, o dispositivos de red, para hacer una red mesh. Tres es lo más típico. Se puede gastar de dos a cinco veces más en comparación con las tradicionales bases Wi-Fi, que no pueden conectarse de forma inalámbrica, o que son ineficientes en tales conexiones.

orbi daisychain

Pero el hecho de disponer de un acceso constante en un espacio y no tener que alterar la red puede compensar el alto costo para muchos usuarios. Los precios siguen bajando año tras año a medida que las capacidades aumentan también.

¿Cómo es que la red mesh logra este truco? ¿Cuáles son las circunstancias ideales para pagar más por la malla sobre las estaciones base independientes? ¿Y cuáles deberían considerar? Veamos esas preguntas a su vez.

¿Cómo funcionan la redes Wi-Fi Mesh?

En las redes mesh, la unidad fundamental no es un punto de acceso o una gateway, sino un “nodo”. Un nodo típicamente contiene dos o tres sistemas de radio separados, y un firmware que le permite hablar con otros nodos cercanos. Los nodos se comunican entre sí para construir una imagen de toda la red, incluso si algunos están fuera del alcance de los otros.

Los dispositivos Wi-Fi de los teléfonos, tabletas, ordenadores portátiles, sistemas de juego, aparatos y otros dispositivos se conectan normalmente a estos nodos, como si se tratara de pasarelas o puntos de acceso a la red estándar.

Pero en segundo plano, los nodos mesh determinan la ruta óptima para transmitir cada paquete de datos desde el primer nodo que lo recibe hasta el nodo más cercano a su destino. Un teléfono y una computadora en la misma red pueden conectarse a diferentes nodos que transmiten los datos directamente entre ellos. O un Chromecast en el extremo más alejado de una casa podría recibir transmisión de vídeo a través de dos nodos intermedios entre la Roku y la red de banda ancha.

La clave de las Wi-Fi mesh está en su simplicidad de uso

La clave es que no tienes que administrar nada de esto. Tampoco necesitas saber nada sobre lo que está pasando entre los dos nodos. Debido a que esos nodos ajustan dinámica y constantemente los parámetros de radio y enrutamiento, siempre tienes el rendimiento y la cobertura óptimos.

El principio detrás de todas las redes inalámbricas es “¿cómo transmito este número de bits en el menor número de microsegundos y me bajo y dejo que alguien más lo use?” explica Matthew Gast, ex presidente del comité IEEE 802.11 que establece las especificaciones utilizadas por el Wi-Fi. Las redes de malla manejan esto mejor que el WDS.

En algunos casos, señala Gast, un nodo mesh podría enviar un paquete de datos a otro nodo solamente; en otros, una señal débil y otros factores podrían enrutar el paquete a través de otros nodos para llegar a la estación base de destino a la que está conectado el dispositivo inalámbrico de destino.

Cuando aparecieron las primeras redes mesh, muchos nodos tenían sólo dos radios, una para la banda de 2,4GHz y la otra para 5GHz. Los nodos tenían que mezclar el manejo de los clientes Wi-Fi con los datos que necesitaban pasar entre ellos.

La evolución a un uso menos complicado

Afortunadamente, a medida que los productos evolucionaron. Muchos nodos cuentan ahora con tres radios. Una red simultánea de doble banda (2,4/5 GHz) para conexiones locales con clientes Wi-Fi y una radio de 5GHz dedicada a las interconexiones con otros nodos. Esto puede mejorar drásticamente el rendimiento general de la red en redes muy concurridas. Gracias a la posibilidad de separar la comunicación entre dispositivos y la comunicación basada en Internet del intercambio de datos entre nodos.

El objetivo es asegurarse de que la mayor parte del rendimiento quede reservado para el tráfico productivo real. Como la transmisión de video 4K o la realización de conexiones rápidas a videojuegos en Internet. Todo en relación con el que se consume moviendo datos por la red.

Si un nodo se apaga o se bloquea, la red no se caerá del mismo modo. Mientras un nodo pueda seguir comunicándose con al menos otro nodo, la red seguirá funcionando plenamente.

Normalmente se depende de un teléfono inteligente para ayudar a configurar el primer nodo, los parámetros de la red y añadir nodos adicionales a una red existente. Los sistemas de malla se reconfiguran automáticamente a medida que se añaden nodos.

Dado que no hay que pensar en los conectores de Ethernet o realizar pruebas complejas al colocar los nodos de la red de malla, el despliegue lleva muy poco tiempo y no exige mucho esfuerzo. A menos que se muevan grandes muebles o se añadan muchas más computadoras en red, sistemas de juego u otros dispositivos.

Los sistemas de redes Wi-Fi mesh también ofrecen ayuda para averiguar dónde ubicar las unidades. Algunas utilizan indicadores en los propios nodos, mientras que otros requieren software para teléfonos inteligentes. “Hay una inmensa cantidad de esfuerzo de ingeniería para hacer algo muy simple”, dice Gast.

No hay dos productos de dos empresas diferentes que funcionen en conjunto

Wi-Fi sigue siendo estandarizado, además de ser extremamente compatible entre los equipos de diferentes fabricantes. Por el contrario, no existen equipos de redes Wi-Fi mesh de diferentes fabricantes que trabajen conjuntamente.

Un primer protocolo de red Wi-Fi mesh, el 802.11h, terminó siendo insuficiente para la tarea. Adicionalmente, fue totalmente ignorado por las empresas. Esta pretendían obtener mejores resultados y ventajas competitivas, y precios más altos que los de los equipos Wi-Fi normales.

La Wi-Fi Alliance, un grupo comercial que controla la marca Wi-Fi y promueve la interoperabilidad, creó Wi-Fi EasyMesh en 2018 como punto común para los fabricantes, la mayoría de los cuales son miembros. Pero a partir de 2020, el estándar no se ha finalizado. Sólo D-Link se ha comprometido (en el CES 2020 en enero) a que sus productos más recientes lo soporten plenamente.

Con la pandemia en marcha, es poco probable que veamos un movimiento sustancial en EasyMesh en 2020. El único estándar potencial que ha hecho algún progreso.

Netgear Orbi Outdoor
Netgear tiene uno de los pocos portadores de red mesh diseñados para operar en el exterior. Desafortunadamente, sólo puede ser usado con los enrutadores mesh Orbi de Netgear.

El verdadero problemas de las redes WiFi mesh

Como resultado, cuando compras en un sistema, quedas completamente involucrada. Si quieres expandir tu red y decides que no te gusta la propuesta, la cobertura o la calidad, debes deshacerte de todo tu equipo y reemplazarlo con nodos todos nuevos. Cuando se trata de equipos de Wi-Fi estándar, se pueden hacer combinaciones de manera efectiva.

Este cierre de malla también puede resultar problemático si un fabricante incipiente de equipos quiebra. O si un fabricante bien establecido opta por dejar de producir nuevas versiones de su hardware o dejar de vender los modelos existentes. Es posible que te quedes atascado con la red Wi-Fi mesh que tienes. Algunos de los primeros compradores de redes Wi-Fi mesh lo descubrieron por las malas. Esto es especialmente incómodo si un componente del cloud o una aplicación especializada es necesario para la administración de la red, y dejaron de actualizarla.

Sin embargo, en 2020 es muy probable que los equipos adquiridos tengan una vida útil de varios años debido a la creciente inversión y compromiso de los principales fabricantes.

 

 

 

Más artículos
Intel presentará nuevos chips Core a finales de 2008