fbpx
2022 será el año del Metaverso

2022 será el año del Metaverso: Tres razones que lo confirman

Nuestro pronóstico es que #Metaverso será una de las palabras más utilizadas en los próximos doce meses

El 2021 fue un punto de inflexión para el futuro de las tecnologías inmersivas. Sin embargo, el anuncio de Facebook -ahora Meta- y los desarrollos de otros gigantes tecnológicos en este apartado marcarán la pauta de la industria tecnológica en los próximos doce meses.

2022 pasará a la historia como el año del Metaverso. Llegó el momento en el que las tecnologías y plataformas inmersivas dejen ser desarrollos experimentales y empiecen a ofrecer soluciones reales a problemas reales.

Venimos imaginando un mundo virtual desde hace décadas. Ya en 1982, la película Tron no solo fue la primera en mostrar escenas totalmente hechas por computadora, también fue la primera en mostrar un mundo completamente virtual. Casi dos décadas más tarde, The Matrix profundizaría en los aspectos sociales y filosóficos de una realidad virtual. No obstante, en estos casi cuarenta años que han pasado ninguna de las premisas propuestas por ambas películas se ha materializado.

2022 y el Metaverso ¿Por qué esta vez es diferente? por tres razones…

Entonces, si hemos visto tantas propuestas de mundos virtuales fracasar, ¿qué ha cambiado en la actualidad para que esto sea diferente? Hoy en día una propuesta de un metaverso tiene más posibilidades de éxito porque, a diferencia de años anteriores, finalmente los tres pilares fundamentales para garantizar el establecimiento de una tecnología están alineados: sociedad, tecnología y economía.

Veamos…

1.- Sociedad que adopta

A diferencia de las historias narradas en Tron y The Matrix, el temor de virtualizar nuestra vida es prácticamente nulo. De hecho 9 de cada 10 personas reconoce el valor de las tecnologías de la información. Ya no existen las barreras sociales que impiden estar conectados a Internet 24/7. Hemos llegado al punto que nuestras vidas son analizadas -y muchas veces valoradas- de acuerdo a lo que publicamos en nuestros perfiles sociales. Inclusive, vemos hasta de forma sospechosa a alguien que no tenga presencia digital.

A lo anterior se suma la normalización de los grupos sociales tradicionalmente asociados a la tecnología. Por ejemplo, ya no es motivo de burla ser considerado nerd, geek, fanatico de los videojuegos, friki, etc. Más bien todo lo contrario. Durante la última década la socialización digital pasó de ser algo exclusivo de dichos grupos sectarios, a ser una característica más de la interacción entre las personas. Lo cual explica la omniprescencia y pluradidad de las redes sociales.

En consecuencia, las limitaciones sociales para compartir, o hasta crear, una vida digital desaparecieron hace tiempo.

2.- Tecnología para uso a diario

Pero tener una vida digital no es posible si no se cuenta con las herramientas adecuadas. Es en este punto en el que históricamente la ciencia ficción ha llevado la delantera. A lo largo de los años, los reralizadores mostraron en sus obras equipos capaces de trasladarnos a otros mundo en un pestañeo. Las videollamadas que Los Supersónicos hacían normalmente en los años 60s, en realidad eran un sueño para un futuro distante. Y aunque técnicamente, esta y otras tecnologías inmersivas han existido por décadas, no eran prácticas para su uso rutinario.

En cambio, hoy vemos como algo absolutamente normal realizar videollamadas, desde cualquier lugar. Es más, es bien conocido el hecho de que un smartphone de gama media, disponible hoy en el mercado, es más poderoso que las computadoras que llevaron al hombre a la luna.

Y es que en el pasado las tecnologías de realidad virtual y realidad aumentada no solo eran poco prácticas, también eran considerablemente costosas.

Lo que nos lleva al tercer punto…

3.- Economía: Un precio razonable

  • Pregunta: Si una tecnología es socialmente aceptada; está a un nivel de desarrollo que la hace óptima para su uso diario; entonces ¿qué faltaría para que se masifique?
  • Respuesta: Un precio asequible.

Volvamos a retroceder en el tiempo. Las computadoras vivieron un proceso similar al de las tecnologias inmersivas que sirven de base para hacer posible un Metaverso. De hecho, desde la creación de la computadora Atanasoff–Berry en 1942, pasaron unos 40 años para que estas fueran parte de la sociedad. La informática tuvo que esperar todo ese tiempo para que los tres pilares de los que acá hacemos referencia se pusieran en equilibrio.

Ahora, hablando del metaverso, los cascos de realidad virtual costaban miles de dólares hace relativamente poco. Las computadoras con suficiente poder gráfico para correr aplicaciones inmersivas solo podía ser costeadas por centros de investigación o grandes corporaciones. Hoy, la PlayStation 5 con sus gafas de realidad virtual cuestán menos de mil dólares.

Los gigantes no apuestan en vano

El Metaverso solo es posible gracias a un conjunto de tecnologías que trabajan en armonía. No hablamos de un producto, sino de muchos. Y aquí está la clave del asunto: todos esos productos existen y están al alcance del usuario común.

No es casualidad que los gigantes de la industria de la tecnología estén invirtiendo importantes cantidades de recursos en el desarrollo de tecnologías inmersivas. Si bien es verdad que Meta, Google, Microsoft, Samsung y Apple tienen un largo historial de productos fallidos, en esta ocasión no están promoviendo un dispositivo. Más bien, el objetivo es crear un puente entre la realidad y un mundo virtual que sirva como extensión de nuestras vidas.

Entonces ¿qué falta?

A nuestro parecer, si bien todo están alineado para que las empresas hagan posible su metaverso, la disyuntiva que queda por resolver es ¿uno o muchos metaversos? Y la respuesta a esta incognita podría dterminar el éxito o el fracaso de la idea de un metaverso.

2022 es clave para el futuro de Internet, y la mesa está servida para que los grandes actores de la industria de la tecnología presenten sus propuestas para el siguiente paso en la evolución de la Web. Apostamos a que a lo largo del año se sabrá si el metaverso llegó para quedarse. O si más bien es otra de las tendencias efímeras promovidas por los equipos de marketing digital.

 

 

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.