fbpx

La siguiente MacBook Pro podría significar una actualización importante

Un filtración de la siguiente portátil de Apple revela un detalle radical

Hay una gran expectativa sobre la siguiente generación de computadoras de Apple. Especialmente en las portátiles MacBook, suponiendo que estas sean las primeras en experimentar la transición a la arquitectura Apple Silicon.

La siguiente MacBook Pro podría recibir las últimas actualizaciones que llegaron a los últimos modelos de 2020. Parece que Tim Cook y su equipo están listos para poner las especificaciones de 16 pulgadas en línea con la actual oferta de 2020. Pero hay un detalle importante: no será con los procesadores Apple Silicon.

Dentro de la última versión del Boot Camp de Apple hay referencias a una nueva MacBook Pro de 16 pulgadas. Y es que un movimiento más profundo en el portafolio hacia el nivel superior, alineando las opciones con las actuales Airs y Pros, tiene sentido. Estas actualizaciones serían combinadas con las tarjetas gráficas de alta gama, así que sigue siendo opciones de “tope de línea”.

La siguiente MacBook Pro va a tener un chipset de Intel fuera de serie

El detalle es que serán máquinas basadas en Intel, no las nuevas portátiles con tecnología ARM. El regalo es que esto es parte del Boot Camp y Apple ha confirmado que el Bootcamp no estará disponible para MacOS en máquinas ARM.

La MacBook Pro de 16 pulgadas fue lanzada el año pasado, reemplazando a la MacBook Pro de 15 pulgadas con sólo pequeños ajustes en el tamaño total (gracias al uso de biseles más pequeños). También se despachó con los procesadores Intel Core de la 9a. generación. Tras la actualización del MacBook Air y el MacBook Pro en la primera mitad de 2020 a la décima generación, el modelo de 16 pulgadas fue mejorado silenciosamente sin mucha fanfarria.

Transición al Apple Silicon

Esa es una pregunta fácil de responder. La pregunta más importante es cuánto apoyo continuo ofrecerá Apple a las máquinas Intel. Una MacBook con tecnología Intel comprada hoy necesitará soporte físico para su mantenimiento durante varios años, y eso es relativamente fácil de ofrecer. El soporte de software es la clave.

Apple se está moviendo agresivamente hacia ARM, con la línea completa de productos a ser cambiada en dos años. Dado ese empuje hacia el nuevo sistema,

¿Recibirá Intel los “nuevos juguetes de Apple” en los próximos años?

¿Continuarán actualizándose las aplicaciones de los desarrolladores clave con las últimas características? ¿Puede el ecosistema trabajar con las ventajas de ARM y aún así cumplir con Intel?

Es una pregunta que esperamos que Apple responda cuando lance al público los Macs basados en el Apple Silicon. El público se sentirá muy seguro de la compatibilidad de las nuevas máquinas, de su mayor rendimiento y de su diseño moderno. La pregunta que queremos oír -y lo que muchos compradores potenciales quieren oír- es qué va a pasar a medio y largo plazo con la compatibilidad de las máquinas de Intel.

La MacBook Pro de 16 pulgadas es una gran inversión. Saber cuánto tiempo recibirá la máxima asistencia técnica de Apple es tan importante como las especificaciones.

Más artículos
IA y Machine Learning incrementan valor estratégico de los analistas de datos